5 videojuegos para el club de los corazones rotos

Adrián Ávila
Por | Comentarios | febrero 18, 2017

Creemos que los videojuegos son algo más que un mero entretenimiento. Exponernos a una narrativa, sea cual sea el formato, nos ayuda a reflexionar sobre nosotros mismos y la manera en que actuamos ante las diferentes situaciones del mundo. Por ello, para quienes hayan sufrido hoy un infortunio emocional, les tenemos preparado este top de videojuegos con historias que, si bien no les ayudarán a olvidar, quizás les alivie un poco.

Shelter

Quisiera empezar con este juego porque aquí es un amor materno el que está de por medio. En Shelter (2013) somos una madre tejón que debe sobrevivir en el bosque y mantener con vida a sus 5 crías pequeñas. El tiempo se divide en diferentes épocas del año, nos enfrentamos a depredadores, incendios, desbordes y la afrenta más elemental: buscar elemento.

En este juego existe un amor diferente al de otros porque somos unos animales preocupados por la supervivencia de nuestra propia especie. Claro, no podemos estar seguro de los afectos de un animal, pero como seres narrativos, nos conmueve representar el papel de una madre por unas horas sólo para verlos crecer y seguir su camino.

 

Silent Hill 2

Es curioso cómo se aprovecha del día de Halloween para hablar de Silent Hill 2 (2001), pero pocas veces del día de san Valentín, siendo las relaciones humanas uno de los principales motivos de su historia. En ésta tomamos el papel de James Sunderland, un individuo ordinario que recibe una carta de su esposa fallecida hace tres años. En la esquela, Mary le pide que la encuentre en su lugar especial: Silent Hill. Sin más información, James se aventura hacia el pueblo maldito con la esperanza de hallar a su esposa, pero sólo se encuentra con su pasado y los eventos que se desarrollaron durante la enfermedad de su esposa.

Si bien, como dice Pessoa, un simple resfriado puede modificar tu universo, imagínense lo que puede hacer una enfermedad terminal. La historia es una reflexión sobre cómo nos enfrentamos a nuestros seres amados en sus momentos más débiles, qué tan crueles podemos ser, o bondadosos y cómo el amor no se pierde a pesar de las transformaciones que un evento tan traumático nos puede generar. Incluso su soundtrack solo sirve para desahogarse.

 

Shadow of the colossus

La mayoría de los primeros videojuegos populares nos tenían acostumbrados a la victoria. Concluir un videojuego representaba la supremacía del bien sobre el mal mientras que la dama en peligro resultaba un tipo de recompensa. En Shadow of the colossus experimentamos algo contrario. Aunque el final resulta un tanto ambiguo, durante la escena final nos enfrentamos a un sentimiento de derrota.

No importa cuánto luchamos, ni los percances durante nuestro enfrentamiento contra seres colosales. El sacrificio de un amigo y el esfuerzo realizado parecen insuficientes mientras una fuerza nos absorbe. Apenas queremos alcanzar a esa mujer por la que sacrificamos tanto, pero nunca llegamos a hacerlo. Durante esa escena no parece haber recompensa y todo se ve perdido. A veces todos nuestros esfuerzos pueden ayudar a una persona aunque al final nos termine convirtiendo en monstruos.

Braid

A veces, cuando alguien nos rechaza o terminamos una relación, nos la pasamos pensando en los errores de la otra persona para consolarnos dentro de nuestro sufrimiento, pero en otras ocasiones nos preguntamos si no fuimos nosotros los culpables de que las cosas terminaran de tal modo.

Braid (2008) es un juego que nos invita a reflexionar sobre esto. La historia del héroe que buscar rescatar a la princesa de las garras del monstruo, puede ser contada desde muchas perspectivas y a veces, desde algún punto de vista mayor, nosotros mismos podemos ser ese monstruo. A través de la mecánica de retroceder el tiempo, Braid logra conmovernos con esta cuestión. Durante cada nivel descubrimos poco a poco una historia, pero que al final da un giro inesperado.

Emily is away

Este es uno juego indie y gratuito disponible en Steam. En todo el videojuego interactuamos con una interfaz similar al Windows Xp para platicar con Emily, una chica con la que flirteamos a lo largo del juego a través de un chat. El juego se divide por diferentes épocas de la década de los 2000 y nos invita a reflexionar qué tanto cambiamos a lo largo del tiempo y cuáles son nuestras relaciones con las personas que fueron emocionalmente importantes durante nuestra adolescencia.

Todos los elementos nostálgicos, la interfaz tipo Messenger, las bandas musicales y los temas de los que hablan evolucionan constantemente. Este juego nos invita a recordar qué tan crueles podemos ser cuando tenemos una inestabilidad emocional y cómo abandonamos personas que durante algunos años fueron imprescindibles en nuestra vida.