Chronicles of Teddy: Harmony of Exidus. El poder de la palabra

Andrés Rodríguez
Por | Comentarios | octubre 3, 2016

Pocos son los que pondrían como su juego favorito de la serie The Legend of Zelda el Zelda II: The Adventure of Link (1987). En lo personal, yo tampoco lo haría, pero es innegable el valor que tuvo esa secuela para hacer algo nuevo y fresco que la diferenciara por entero de la primera entrega. Ejemplos así hay muchos en la industria del videojuego, pero éste no es el caso para ponerme a enumerarlos, sino para hablar de Chronicles of Teddy: Harmony of Exidus (2015).

Desde el arranque, esta obra indie toma mucha inspiración del legendario Zelda II. No obstante, habría que recordar que, durante la era de los 8 y16 bits, abundaron juegos que mezclaban la vertiginosa acción de los juegos de plataformas con las complejas mecánicas de los RPG’s. Se me vienen muchos ejemplos a la memoria de dicho género: Faxanadu (1987), la serie Valis (1986-2007), Popful Mail (1991), la mayoría de juegos de la serie Monster World/Wonder Boy (1986-1994), y un favorito personal Ys III Wanderers from Ys (1989). Cada uno de estos juegos tiene un desarrollo idéntico: el héroe equipa su espada y escudo, se lanza a la aventura y, conforme avance, va adquiriendo mejores armas, habilidades y magias. Chronicles of Teddy toma todos estos elementos y los pone al alcance de los jugadores de la nueva generación. Este juego es una secuela de Finding Teddy (2013) y fue desarrollado por Lookatmygame y distribuido por Aksys Games.

ted1

La historia no es nada del otro mundo: el espíritu de un rey tarántula posee al oso Teddy de una niña, ésta se equipa con una espada y un escudo (obvio) que saca de su caja de juguetes y llega al mágico mundo de Exidus en donde debe encontrar cuatro huevos escondidos en cuatro mundos. Hasta aquí todo es muy corriente y tópico, sin embargo los desarrolladores introdujeron una mecánica, que si bien tampoco es muy original que digamos, le da un toque excepcional al juego y es la utilización de unos vocablos musicales cuya función es la de abrir puertas, comunicarte con criaturas y activar hechizos. Al principio este detalle puede parecer tedioso y en algunos casos, hasta puede entorpecer la acción, pero una vez que se le agarra el gusto se vuelve una herramienta indispensable.

Los gráficos son coloridos y los fondos de los escenarios son muy bellos, aunque su apartado artístico me recuerda mucho a otros juegos indie como Fez (2012). Su jugabilidad es una calca descarada del Zelda II (sólo que con una dificultad más amena) y me encanta. También tiene ese toque de exploración que es clásica en los juegos tipo “metroidvania”. La música es un apartado muy interesante que tiene este título: es bastante ambiental. Aunque yo prefiero las melodías memorables y dramáticas, aquí es de vital importancia aguzar el oído pues en muchos escenarios tendrás que repetir una musiquilla, con los vocablos mágicos que ya antes mencioné, que está como escondida en el fondo. Todo esto es para que aparezca una luciérnaga, no sé qué pase si juntas a todas, pero supongo que debe ser importante. Los escenarios no son  muy diversos, pero, como son tantos los secretos que esconde el juego, los estarás visitando una y otra vez.

Chronicles of Teddy es un juego sencillo y bastante entretenido. No tiene muchas pretensiones y el reto que ofrece es equilibrado. No se lo recomendaría a jugadores con poca agudeza auditiva, pues muchos de los acertijos requieren de escuchar con atención. Imperdible para todos aquellos que busquen una buena aventura en 2d repleta de nostalgia. Está disponible para Playstation 4, Wii U y Steam.

Chronicles of Teddy es un juego sencillo y bastante entretenido. No tiene muchas pretensiones y el reto que ofrece es equilibrado. No se lo recomendaría a jugadores sordos, pues muchos de los acertijos requieren de escuchar con atención. Imperdible para todos aquellos que busquen una buena aventura en 2d repleta de nostalgia. Está disponible para Playstation 4, Wii U y Steam.