¿Merece la pena Fire Emblem Heroes?

César Carmona
Por | Comentarios | febrero 18, 2017

Nintendo quería que Fire Emblem se volviera mainstream y lo ha logrado gradualmente. Desde el lanzamiento de Fire Emblem: Awakening (2013) para 3DS, la fama ha continuado con el vastamente censurado y pobremente traducido Fire Emblem Fates (2016). Sin embargo su máximo punto lo ha alcanzado en enero de 2017 con el anuncio de tres juegos nuevos: Fire Emblem Warriors para Nintendo Switch y el New Nintendo 3DS, un nuevo Fire Emblem para Nintendo Switch y el juego que nos reúne hoy: Fire Emblem Heroes (2016) para iOS y Android.

¿Vale la pena este juego para móviles? Averigüémoslo en este análisis.

 

Vista General

Fire Emblem Heroes es otro más de los juegos para dispositivos móviles que Nintendo ha lanzado en los últimos meses y cuenta con muchos de los personajes de esta saga de juegos de estrategia a nuestra disposición, con los que nos enfrentaremos a nuestros oponentes del Imperio Embliam.

Se han hecho significantes cambios al gameplay en esta entrega con el objetivo de ser más accesible al público en general, pero eso no significa que se haya desecho por completo de la esencia de anteriores entregas.

A continuación veremos cada aspecto del juego por secciones.

Gráficos

Para empezar, el arte de los personajes ha sido realizado por múltiples artistas, lo que nos lleva a tener diferentes estilos de arte para las unidades. La enorme mayoría de diseños y rediseños lucen bastante bien, tal vez con algunas excepciones como Ogma o Gunter, quienes parecen salir de alguna versión medieval de Jojo’s Bizarre Adventure o de Hokuto No Ken. Por otra parte, tenemos a los nuevos personajes Alfonse y Sharena, quienes pareciera que visten la armadura de Seregios de Monter Hunter 4 Ultimate; sin embargo no dejan de ser buenos diseños.

Pasando al apartado gráfico dentro del juego, podemos apreciar que se ha optado por utilizar un estilo “chibi” para las unidades, estilo que se acopla bastante bien al juego referenciando los sprites en 2d que podemos visualizar en los viejos Fire Emblem de Game Boy Advance. Las animaciones de los ataques son agradables a la vista además de ser fluidas.

Realmente no tengo ninguna queja en el apartado gráfico del juego excepto por el rediseño de algunos personajes, pero nada grave.

Sonido

Fire Emblem Heroes presenta varias melodías presentes en anteriores juegos, tales como “Prelude – Ablaze” de Fire Emblem: Awakening, o “The Time to Act” de los primeros mapas de Fire Emblem: Shadow Dragon. También podemos encontrarnos con el ya clásico tema de reclutamiento “Together We Ride” cada que invocamos a un nuevo héroe para nuestro equipo.

Los efectos de sonido, tales como los de ataques, magias, unidades desapareciendo del mapa o la tradicional fanfarria de Level Up son extraídas directamente de juegos pasados, pero no por eso quiere decir que sean malos, de hecho poseen una buena calidad de audio.

Llegamos a un punto malo, sin embargo, cuando tratamos el tema de las voces. Lamentablemente, éstas están disponibles únicamente en inglés, sin tener alguna clase de opción para escuchar el talento de voz original en japonés. Un aspecto bastante negativo tomando en cuenta la dudosa calidad de los actores sajones, desde actuaciones tan malas que dan pena, hasta voces que no concuerdan para nada con la apariencia del personaje. Afortunadamente, existe la opción para silenciar el doblaje estadounidense y esperemos que pronto Intelligent Systems nos brinde la opción de escuchar las voces niponas originales.

Historia

Sabemos muy bien que, cuando se trata de crossovers, la historia es lo que menos importa; lo único que queremos es ver a nuestros personajes favoritos de diferentes universos repartiendo golpes a diestra y siniestra. Y es una fortuna que precisamente para esto último es por lo que la mayoría de gente juega Fire Emblem Heroes ya que, la trama es un tanto pobre rayando en lo absurdo en ocasiones.

En un reino distante, el Imperio Embliam y el Reino de Askr se enfrentan en una batalla por el dominio de los “mundos” después de que la hechicera Veronica (Quien porta un enorme parecido a Tharja de Awakening y a Syalla de Fates) invoca a distintos héroes de todos los mundos, logrando que la obedezcan sin dudar. Es entonces cuando aparece otro invocador (es decir, el jugador) del lado del Reino de Askr quien, junto con los hermanos Alfonse y Sharena, se embarca en una odisea para detener a Veronica y a un misterioso enmascarado.

El lado bueno es que no se necesita de conocimientos previos en las tramas de los distintos Fire Emblem, ya que, fuera de referencias a los juegos que hacen los personajes en sus diálogos, no hay una conexión real a los demás títulos en la franquicia. El lado malo es que, como se mencionó anteriormente, la trama raya en lo absurdo haciendo que personajes honorables como Roy de Sword Of Seals o Chrom de Awakening, luchen del lado de Veronica sin cuestionarla ni por un minuto, con la excusa de que están bajo un “contrato” que los une a quien los invocó; dándonos a entender que los reinos protagonistas bien pueden ser incluso divinidades que están muy por encima de lo ya establecido dentro de los múltiples mundos de Fire Emblem.

Gameplay

Para comenzar, se necesitan “Orbes” para invocar a un héroe. Con un mínimo de cinco, podremos solicitar a una unidad para que nos acompañe en nuestra travesía de entre cinco diferentes crestas que se nos presentan al azar. Dichas crestas se clasifican dependiendo el tipo de arma que el personaje en cuestión utilice: Rojo (espada y tomo rojo), azul (lanza y tomo azul), verde (hacha y tomo verde) y gris (arco y vara). De igual manera, se otorga un nivel al azar para los personajes, representado por estrellas de bronce o de plata; mientras más estrellas posea la unidad invocada, mayores y mejores serán sus habilidades iníciales.

Lamentablemente, no nos es posible elegir al personaje que queramos, todo queda en manos del azar; y siendo personajes populares como Marth, Robin o Lyn son difíciles de reclutar, con un 3% de probabilidad de obtenerlos al realizar una invocación. Afortunadamente, en esta entrega la muerte permanente, característica de Fire Emblem, ha sido retirada. Al principio puede sonar como algo contradictorio, pero al ponerse a pensar en la naturaleza aleatoria del sistema de invocación de héroes, resultaría bastante frustrante perder para siempre a un personaje que nos ha tomado un largo tiempo conseguir.

Para obtener los orbes tenemos distintas opciones: Al pasar por primera vez un capítulo, al entrar al juego por lo menos una vez al día (método disponible por tiempo indefinido), cumpliendo ciertas misiones o comprándolos directamente con dinero real; esto último poco recomendable, pues el comprar orbes o conseguirlos dentro del juego no hace ninguna diferencia en el sistema de invocación, por lo que es muy probable que uno termine desperdiciando su dinero sin poder obtener a su personaje favorito.

Dejando de lado los orbes y pasando al sistema de juego. Lo primero que podemos notar es que se han eliminado los stats de skill (habilidad) y luck (suerte) dejándonos únicamente con: HP, fuerza, velocidad, defensa, resistencia y SP, este último nos servirá para aprender más habilidades para nuestras tropas.

Otro detalle que podemos apreciar es que las probabilidades de acertar un golpe, de activar una habilidad o de golpes críticos se han eliminado también. Es decir, todos los ataques tienen un 100% de probabilidad de acertar y no hay ataques críticos. En cuanto a las habilidades, éstas cuentan con un medidor de acciones que disminuye cada vez que la unidad ataca (o cura, en caso de que utilice varas), una vez que llega a cero, la habilidad se activa automáticamente en el siguiente ataque.

El triángulo de armas sigue presente, y afortunadamente es el sistema clásico de espada vence a hacha, hacha a lanza y lanza a espada; en vez del sistema más complicado de Fates en donde innecesariamente se incluían a las magias, arcos y dagas en él. Si bien las magias están incluidas en el triángulo, no resulta complicado conocer sus ventajas y desventajas, pues simplemente tenemos que guiarnos por su color: Rojo vence a verde, verde a azul y azul a rojo. Cabe mencionar que las armas físicas también tienen un color y obedecen las mismas reglas que las magias.

El juego sigue siendo de estrategia por turnos, donde la meta es eliminar a todas las unidades del equipo rival sin que acaben con las nuestras. Claro está, que para eso habrá que planear muy bien las tácticas a utilizar, tomando en cuenta el rango de movimiento y de ataque enemigo, las armas que portan, así como sus estadísticas, eligiendo al mejor de nuestros aliados para hacerle frente al rival. Puede que suene complicado, pero en realidad resulta bastante práctico y sencillo de jugar, por lo que seas o no un fan de Fire Emblem podrás disfrutar de este juego.

Al ser un juego de móviles, y tal como pasa en Pokémon Shuffle, contamos con 50 puntos de stamina, que son utilizados en cantidades variables al realizar diversas acciones, como son participar en batallas o aprender habilidades. A diferencia de Pokémon Shuffle, donde recuperamos un corazón para jugar cada media hora, en Fire Emblem Heroes recuperaremos un punto de stamina cada 15 minutos, lo que nos permite jugar durante más tiempo.

Resumen:

¿Vale la pena entonces jugar Fire Emblem Heroes? La respuesta es sí. A pesar de que le hacen falta algunas características y algunas decisiones que se hicieron con el juego pueden ser cuestionables, es un buen juego para pasar el rato, siempre y cuando uno disponga de una conexión a internet. Lo recomendable, sin embargo, es no gastar dinero en orbes, pues nos podemos llevar una enorme decepción al no encontrarnos con nuestro personaje favorito.